lunes, 12 de agosto de 2013

El tiempo actúa.

Puedes intentar quedarte,
con el rastro de polvo que dejo,
tal vez consigas algo,
si vas a criticar,
mírate al espejo.

Aquí pone autosuficiencia,
solo por hoy,
y no es decadencia,
ni como soy.

No es mi estilo,
nunca lo fue,
 no es por serme infiel,
pero me provoca descontento,
tanta banalidad bajo una piel,
debería ser motivo de tu desaliento,
para que escatimases en palabras, razón.
Prefiero invertir el sentimiento,
armar unos versos,
hacer del rechazo canción.

Así me ahorro el hablar contigo y regalar una lección.

Digno de cualquier improvisación,
ahora coge tú tres letras y monta una mejor versión.

He oído cómo firman las frases,
las lanzan sobre bases,
velocidad de larga distancia,
ni así recortaría yo en ignorancia.

No busco dejarte por los suelos,
pero gente como tú,
cada día vale menos.

No hago aprecio,  sigo hacia delante,
no me complicaré la vida en estorbarte,
pero cuida, no obstante,
de  nunca verte pendiendo de mi mano,
porque no aseguro que te queden ganas de contarlo.

Corre, ríe, inventa,
sé la reina de todas tus fiestas,
píntate y juega a ser,
porque los de verdad,
tenemos cosas que hacer.

Y alimenta el quiero y no puedo cada día,
yo me quedo trabajando en silencio,
sin especial algarabía,
tú, pule tu técnica, no la mía,
por eso de que el tiempo,
actúa, que no expía.

Buena suerte,
espero tengas noticias mías,
que no se te atraganten,
que aviven las llamas de tu hipocresía.




                                                                                               A.C.J.



No hay comentarios:

Publicar un comentario