jueves, 1 de agosto de 2013

Nao cuarteada


Era nave varada,
paradero de las miradas tristes,
que dedicamos al mar.

Era noche estrellada,
con esa calma,
que da solemnidad.

La mar, queda,
predispuesta para escuchar secretos.

La luna, se esperaba llena,
como las copas donde se ahogan los lamentos.
                                                                                               
Era barco sin marineros,
ni timonel, ni tampoco timón.
                                                                                               
Barco sin rumbo, ni velas, ni arrieros,
tampoco patrón.
   
Los farolillos, se apagaron,
la luna, no compareció.

Las estrellas al estrado,
el silencio presidió.

Se estremeció la polvareda,
presa de las grietas de cada listón.

En las balas, miradas resignadas,
eran carne de cañón.

Resquebrajadas las botellas de ron,
la proa, huérfana, sin mascarón.

No había botes a los lados,
por no haber, no había ni polizón.

Los barriles, sin manzanas,
no tenían a quien esconder.

Sólo el ancla huía lejos,
por la borda,
por los sueños del ayer.

De fondo, una voz ronca, cascada,
de las que tienen mucho que contar,
apagada, se la oye susurrar:

"Era nave varada,
paradero de las miradas tristes,
que dedicamos al mar.".


                                                                                                A.C.J.

No hay comentarios:

Publicar un comentario