viernes, 13 de septiembre de 2013

"Entonces, escribo"

Que por qué escribo cosas tristes. Y que por qué parece que visto mis paredes de luto por dentro. Yo bajo la mirada. Digo que contrasta con las luces de fuera, no deja de ser cierto.
Es complicado. No quiero que me tomen por loca. Ni tampoco me llena que lo hagan por cuerda.
No se escucha nada,  las palabras, como un arpón: silencio de negra.

Hay una extraña belleza en la tristeza. Párate a pensar. Las canciones más bonitas, son las de quebranto. Las poesías no escritas, se descifran entre llantos. Hay algo, en una tela desgarrada, que la acredita como superviviente.

Quiero decir, que hay algo de poético en esa frialdad que dice ser auto-suficiente. Claro que mientras no miramos, se descose a navajazos la sonrisa de la que depende.

Licencia para reír en un mundo hiriente.


  A.C.J.

No hay comentarios:

Publicar un comentario