sábado, 4 de enero de 2014

Condolencias

Duele, como aquella sonrisa que mantuvo.
Como aquella llamada, que nunca hizo.
Como aquella noche, de las muchas, que no vino.

Golpea, como el mazo en un juzgado;
como la contraventana vestida de tormenta,
como cada palabra que no dice,
pero piensa.

Desvela.
Ruge como las cartas que duermen a su vera.
Y se deshace en condolencias que no sirven,
ni vivas,

ni muertas.
                                     
                                                                                    A.C.J.

No hay comentarios:

Publicar un comentario