lunes, 17 de febrero de 2014

Donde duele, inspira.

Donde duele, inspira,
respira, despierta.

Expira, deserta,
¿Recuerda?
No; reinventa.

Más bien revienta,
impacto efusivo de letras,
herida por arma negra:
palió con el tintero sus penas.

Ahora tiene versos en vena,
y desde entonces,
son tres lunas las que llena.

Y seis, las que vacía.

Alma de pie quebrado para acompasar una vida.

Ha borrado de su diccionario la palabra inefable,
¿y quién es nadie para decir lo que vales?
la vida, no cuenta por años, sino por lo que haces.

Donde duele, inspira,
respira, despierta.

Cuidado con las musas que te alimentan,
que no son otras sino a las que tú sustentas.

A las que duermes,
y esperas.

Busca la esencia,
siempre a tientas.
Piensa, escribe,
experimenta.

Corta, vive,
 cae, levanta, sigue,
¿a qué esperas?

Repite,

hasta que sientas.




                                                                  A.C.J. 

2 comentarios:

  1. Hemos pasado por tu blog y nos ha encantado este poema, mantienes el ritmo y transmite en todo momento.
    Da gusto tener seguidores así.

    ResponderEliminar