miércoles, 18 de junio de 2014

"Perdón por no ser tan mayor como ellos". Manifiesto de un niño adulto.

Perdón por no ser tan mayor como ellos.
Perdón por construir el castillo y caerme encima luego. Perdón por tropezar con todas esas piezas. Perdón porque aún no he aprendido a andar del todo.
Siento los desvelos, y de verdad, que intento ser valiente,  y no llorar cuando me dejas a oscuras. Y ese muro del que te quejas,  lo hice para que nunca vieras cómo mis paredes internas se caían a trozos. Perdón por no afeitarme aún, cuando ellos-creían- peinaban canas.
Y lo siento, sé que los demás te dicen lo bonita que (esperas escuchar que) eres, y que yo sólo sé tirarte del pelo y darte golpecitos en la espalda cuando no me estás mirando. E incluso ponerte la zancadilla.
Tengo que pedirte perdón por muchas cosas estúpidas. Los berrinches, las siestas interrumpidas, las velas de cumpleaños que no soplé lo suficientemente fuerte, y aquella estrella que dejé que te perdieras.
Me gusta decirte lo molesta que me resultas, porque quiero que sepas que aún así,  te aguanto. Porque creo que no hay mayor muestra de amor.
Y me gusta decirte sólo lo malo, porque todos los demás te dicen sólo lo bueno. Y alguien tiene que demostrar que no le importa hacer el trabajo duro.
Sí,  tengo que pedirte perdón por muchas  cosas.
Pero, si por algo he de sentirlo de verdad,
es porque tú no supieras apreciar todo eso.  


                                                         A.C.J.

No hay comentarios:

Publicar un comentario