viernes, 25 de julio de 2014

Anecdótico, y ligeramente demente.

El caso, es que no sé cómo decirte que en otra vida has debido de quererme.
Y yo, me he debido de pasar de frenada.

Derrapar, dar un par de vueltas de campana, y quedar atrapada en el vehículo.

Y apuesto, incluso, a que fuimos felices. A que vivimos al Este, y no lejos del mar. Apuesto a que fue una vida bonita, larga y tal vez tranquila.

Total, hubo de serlo para albergar
hoy un afecto hacia ti tan grande como inmotivado.
Para importarme, sin razones, de verdad.
Para desear que te cuides, y te cuiden, tanto,
como yo debí de procurar.

Y recuerde todo el mundo que "deber de" indica probabilidad.

A.C.J.






No hay comentarios:

Publicar un comentario