miércoles, 16 de julio de 2014

Palabras menores.



Qué importa si nadie viene a escucharnos,
si al menos, oímos nuestra voz.

Qué importa que no sepan de qué hablamos,
si tampoco esperamos contestación.

Qué importa, si nadie sabe dónde estoy,
si a nadie quise dar mi ubicación.

Y, qué importa, si nadie puede leer mi cara,
analfabetos en esperanza,
si lo que siento, lo traduzco en acción.


No hay comentarios:

Publicar un comentario