miércoles, 17 de diciembre de 2014

Envuelto en excusas, doble capa.

Me encantaría,
pero se me hizo tarde.
Estaría bien,
pero tengo que dormir.

Te ayudaría,
pero soy demasiado cobarde,
yo viviría,
Pero tengo miedo a sufrir.

Te quiero pero te delatan los años,
sería bonito, pero soy mayor.

Eres pequeña y se nota el espacio,
la burbuja de aire
que hay entre los dos.

Yo saltaría, pero está muy alto,
Me atrevería, pero me aterra sentir.

Y todo lo dijo con la miel en los labios,
de quien tiene la facha de prometer
sin cumplir.

Y yo, que ya sólo puedo buscarle la gracia,
le respondí,
que en los peros, no cuenta la mitad de la frase.

Que quien no vive,
Es por miedo a vivir.

Que la edad no se cuenta
Ni en  años, ni fechas,
y, tal vez, sí en fases.

En lo que haces,
y en lo que no.

Que los mejores momentos,
los pierden los necios,
por no bailar más que a su propio compás.

Por ser, sobre todo,
tan ciegos,
para no ver lo que tienen delante,

ni lo que dejan atrás.


A.C.J.


2 comentarios: