miércoles, 17 de agosto de 2016

Recién Pintado


Entonces,
es cierto.

A nadie le importa lo que lleves dentro.

Corazón, 
ahora, nadie va a fijarse en eso.

Lo importante 
es que huelas a nuevo.

Que por fuera,
no se vea ningún desperfecto.

Y que a tu miseria
le favorezca la luz de un escaparate.

Que tus rotos sirvan para ser expuestos,
ahora que vuelven a llevarse los parches.

Que el disimulo de tus desgarros
sirva para promocionar
alguna marca de maquillaje.

Importa que te vean reír por la calle.

Que llores sólo por dentro,
tal vez en los bares.

Pero que pregones tu dolor
a viva voz;
con todo detalle.

Que vivas a toda prisa,
y que sueltes lastre:

Hemos hecho de la conciencia
un bulto innecesario 
en cualquier equipaje.


A.C.J.

2 comentarios:

  1. Te prometo que no, que no era eso. Que miren lo que quieran, que así no van a ver nada jamás.

    ResponderEliminar
  2. Mi manera de escribir es casi pensar en voz alta y seguir mis movimientos de humor, sin reparar en quién me está escuchando; Si me detengo a reflexionar en lo que es propio decir a esta o aquella persona, pronto dudaré de que exista una parte de mi relato que con propiedad pueda contarse. Lo cierto es que me imagino que ya han pasado quince o veinte años y me hago a la idea de que escribo para quienes entonces se interesarán por mí.

    Thomas De Quincey

    ResponderEliminar